Consejos

¿Qué comer durante la regla?

La influencia de la dieta en el ciclo menstrual es innegable, ya que cuando se trata de cuidar el intestino algunos alimentos son grandes aliados, mientras que otros se convierten en auténticos enemigos.

Dieta en el ciclo menstrual - Veritas

La salud intestinal y el cuidado de la microbiota son cruciales en el mantenimiento de una menstruación saludable. Así, una dieta equilibrada y beber suficiente agua ayuda a mantener un intestino regular; mientras que un exceso de grasas saturadas, azúcares y procesados puede causar inflamación, estreñimiento o diarrea. Igualmente, se ha demostrado que el pescado rico en omega-3 alivia los cólicos menstruales, y sabemos que el hierro y la vitamina B6 previenen la anemia y los malestares premenstruales.

Microbiota y estrógenos: ¿Cuál es su relación?

¿Sabías que una mala salud intestinal puede provocar ovulación tardía, cólicos menstruales, ciclos irregulares o sangrados abundantes o escasos? Es un hecho que la microbiota intestinal influye en los niveles de estrógenos y que la interacción entre la microbiota y el ciclo menstrual puede acarrear consecuencias importantes para la salud reproductiva y los ciclos menstruales. De ahí la trascendencia de cuidar la microbiota para mantener el equilibrio hormonal. Algunos alimentos pueden aumentar o disminuir la actividad de las enzimas encargadas de metabolizar los estrógenos y existen factores –como la obesidad, el consumo excesivo de alcohol o tabaco y algunos medicamentos que pueden influir en el metabolismo de los estrógenos.

¿Cómo mejorar el ciclo menstrual?

Llevar un estilo de vida saludable y mejorar la salud intestinal con una alimentación correcta puede marcar la diferencia en el bienestar menstrual.

  • Dieta equilibrada. Debe incluir fibra, frutas, verduras, frutos secos y semillas; y evitar grasas saturadas, azúcares refinados, alcohol y procesados.
  • Alimentos probióticos. El yogur natural, el kéfir, el chucrut, el kimchi y la kombucha contienen microorganismos beneficiosos para la microbiota.
  • Alimentos prebióticos. Estimulan el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino; por ejemplo: ajo, cebolla, puerro, plátano y alcachofa.
  • Buena hidratación. Hay que beber al menos 2 litros de agua al día.
  • Precaución con los medicamentos. El uso innecesario de antibióticos, antinflamatorios y otros fármacos pueden alterar la microbiota.
  • Ejercicio físico moderado y regular. Siempre adaptado a cada fase del ciclo.
  • No al estrés y al tabaco. Afectan negativamente a la microbiota y el equilibrio hormonal.

Texto escrito por el equipo de Regenera.

Si te ha gustado este artículo, ¡descubre más aquí!

Contenido relacionado

  • Consejos

Curso nuevo, vida nueva

Estamos a las puertas de un nuevo curso y toca...

  • Consejos

Quédate con lo mejor del sol, elige un protector solar ecológico

Este año, opta por una protección solar integral y consciente:...

  • Consejos

¿Cómo puedes conseguir que los niños coman fruta?

Una de las preguntas que se hacen muchas madres y...

  • Consejos

¿Y a ti, te gustan las hamburguesas vegetales?

Si sigues una dieta vegetariana o vegana, quieres reducir la...