Diccionario de alimentos

Un paseo por la cocina oriental

Con la cocina oriental, da un toque asiático a tus recetas añadiendo ingredientes orientales, como fermentados y algas, cuyas propiedades son muy beneficiosas para la salud.

Cada vez tenemos a nuestro alcance más alimentos provenientes de Oriente. Entre los más conocidos, sobresalen los distintos tipos de miso, las algas, la salsa de soja o el amasake, un producto elaborado a base de cereales y perfecto para usar como endulzante.

Miso, un fermentado muy versátil

Su base son semillas de soja fermentadas con sal, a las que puede añadirse, o no, un cereal. Al ser un fermentado, el miso aporta bacterias beneficiosas para los intestinos, aunque para disfrutar de sus cualidades probióticas debes consumirlo sin pasteurizar. Contiene proteínas provenientes de la soja y es especialmente famosa la sopa que lleva su nombre, que se prepara con caldo vegetal, puerro y shiitakes troceados y se sirve con miso, dados de tofu y alga wakame.

En el mercado puedes encontrar shiro miso, elaborado con arroz blanco y fermentado durante dos meses; genmai miso, hecho con arroz integral; mugi miso, que lleva cebada; y hatcho miso, de sabor intenso y color oscuro, fruto únicamente de la combinación de semillas de soja y sal, sin ningún cereal.

Algas, las verduras del mar

Destacan por su elevado contenido en minerales y fibra, un hecho muy interesante porque la fibra presente en algunas algas ayuda a disminuir la absorción de los metales pesados. Excepcionalmente famosa es el alga nori, que se presenta en láminas para hacer sushi, aunque también está disponible en copos, ideales para condimentar una ensalada o preparar una sal con hierbas y otras algas.

Otras algas muy frecuentes en la cocina son las siguientes: el agar-agar, muy popular para elaborar gelatinas y fuente de fibra; la kombu, que se añade a la cocción de las legumbres para que resulten más digestivas; la wakame, ideal para incorporar a una crema de verduras junto con el agua (así se hidrata y aporta sabor sin dar regusto a mar, ahora bien, debes añadir muy poca); y la dulse, que queda muy bien en ensaladas, una vez remojada. Finalmente, no dejes de probar el tartar de algas, una deliciosa combinación de algas con hierbas aromáticas, alcaparras y aceite. ¡Tenlo siempre a mano para enriquecer tus vinagretas o untar en una tostada!

Salsa de soja y tamari: ¡no son lo mismo!

¿Conoces la diferencia entre la salsa de soja y el tamari? En el primer caso la soja ha fermentado con trigo; en cambio, en el segundo solo contiene soja y sal, por lo que es apto para las dietas sin gluten.

Puedes encontrar todos los ingredientes de este artículo sobre cocina oriental en la tienda online de Veritas.

¿Te ha gustado este artículo? Descubre más consejos.

Contenido relacionado

  • Diccionario de alimentos

Kenshô, fermentados con arroz del Delta – Compañeros de viaje

En pleno Parque Natural del Delta del Ebro –entre arrozales,...

  • Diccionario de alimentos

Sopa de remolacha estilo thai

Sopa de remolacha, exótica y cremosa que combina a la...

  • Diccionario de alimentos

Tofu crujiente a la barbacoa

¡Descubre tofu crujiente a la barbacoa! Una receta vegana y...