Técnicas de cocina

Tres tipos de corte de la cebolla

La cebolla es uno de los ingredientes más indispensables a la hora de cocinar en casi todas las culturas. En este artículo te enseñamos tres maneras diferentes de cortar esta hortaliza.

La cebolla es un ingrediente muy curioso, ya que cambia de sabor. Las crudas tienen un sabor fuerte y picante debido a los compuestos sulfurados que contienen, pero cuando las cocinas se descomponen y dan lugar a ese sabor suave y agradable que se encuentra en las cebollas cocidas. 

Este ingrediente es un imprescindible en la cocina, pero ¿sabes cómo cortarla para sacarle provecho? 

Hay muchas variedades de esta hortaliza y cada una tiene unos matices diferentes. Por ejemplo, la cebolla seca sirve para todo, pero es bastante picante. Por otro lado, la cebolla tierna es mucho más suave, por eso se puede comer cruda. Otro ejemplo podría ser el de la cebolla de Figueres, una de las preferidas por los chefs porque es dulce, crujiente, tierna, jugosa y, además, no pica. 

Técnicas de cocina con Borja López- Tipos de corte de la cebolla

El corte en juliana es uno de los más habituales para todo tipo de verduras y hortalizas, ya que el objetivo es obtener tiras alargadas de la pieza. Es ideal para hacer cebolla caramelizada, incorporarla en ensaladas, pochar o para salteados y sopas.

Como indica su nombre, los cortes forman aros concéntricos que se pueden separar de modo sencillo haciendo presión sobre ellos. Son un complemento o guarnición muy habitual para las hamburguesas y, también, pueden cocinarse fritos tras rebozarse.

Brunoise es uno de los cortes más prácticos de la cebolla, ya que permite obtener dados pequeños que, una vez fritos o pochados a fuego lento, apenas se notan en los guisos o los sofritos. Para hacerlos de una forma fácil, puedes hacer primero el corte en juliana, pero sin llegar al final de la cebolla, y después picar de forma transversal hasta obtener los dados. 

Tipos de corte de la cebolla-Técnicas de cocina- Veritas

Cuando cortas una cebolla, sus células se rompen y la combinación entre sus aminoácidos y ciertas enzimas que tienen genera sulfóxido de tiopropanal. Este elemento provoca irritación en la nariz y en los ojos y, por eso, a veces la cebolla te hace llorar. 

¿Te ha gustado este artículo? Descubre más aquí.

Contenido relacionado

  • Técnicas de cocina

La cebolla morada, sabor y color para tus platos

Jugosa, sabrosa y aromática, la cebolla morada es un ingrediente...

  • Técnicas de cocina

Esta primavera come sano, come ecológico

Durante la primavera, la naturaleza nos ofrece verduras y hortalizas...

  • Técnicas de cocina

¿Por qué las verduras son el mejor remedio para la inflamación?

La inflamación es un círculo vicioso responsable de muchas afecciones...

  • Técnicas de cocina

Remedios naturales para la gripe y los resfriados

Aunque los síntomas de la gripe y el resfriado son...